Seguros de salud en España

salud_thumb salud

Pese a que en España contamos con un sistema de salud público que ofrece cobertura sanitaria a todos los ciudadanos y que es considerado uno de los mejores del mundo, el seguro privado de salud también está ganando adeptos en los últimos años. La mayor importancia que se concede en la actualidad al bienestar y a la imagen personal, unido a la falta de recursos de la sanidad pública, explican el auge que está teniendo en España la sanidad privada.

Entre sus ventajas, los expertos citan la rapidez con la que atienden a los pacientes, las menores o, en ocasiones, inexistentes listas de espera y la prestación de servicios de valor añadido, como ofrecer habitaciones individuales, enviar las pruebas de informes rápidamente por correo, email o mensajes al móvil… No obstante, no todo son virtudes en la sanidad privada. Los seguros habitualmente presentan una larga lista de posibles restricciones, no admiten a cualquier cliente y, en ocasiones, tiene que pasar un cierto periodo de tiempo para poder empezar a disfrutar de los servicios sanitarios contratados. Para evitar sorpresas, se recomienda aclarar con detalle las condiciones de la póliza.

Diversidad de seguros

En la actualidad más de nueve millones de españoles tienen contratado un seguro de salud privado. A cierre de 2005, el volumen de primas invertidas en seguros privados alcanzaba los 4.484 millones de euros, un 9,4 % más que en 2004, según datos provisionales de ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras). En estos momentos y ante la gran especialización de los productos, prácticamente cualquier persona puede tener un seguro de salud privado, dado que sus precios no son excesivamente altos. No obstante, todavía el perfil de cliente del seguro de salud es el de una persona de poder adquisitivo medio alto. Josep Santacreu, consejero delegado de DKV Seguros, afirma que el perfil del cliente medio suele ser el de un varón, de una media de edad de 51 años y un nivel socio-económico medio-alto.

De los nueve millones de españoles que disponen de un seguro privado de salud, unos dos millones y medio son funcionarios del Estado. El colectivo de empleados públicos del Estado, los funcionarios de la rama judicial y los militares acceden a la sanidad privada a través de MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado), ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas) y MGF (Mutualidad General Judicial). Estas mutualidades tienen firmados acuerdos de colaboración con Adeslas y Asisa para la prestación de servicios sanitarios a este colectivo.